ninfomanas

nos falla metroblog

holas a todoso amigos y desconocidos jajaja

 

como esta pagina nos falla mucho hemos decidido mudar todo a blogger en este enlace

 

http://ninf2011.blogspot.mx

 

por si quieren seguir leyendonos

 

besos

SOFIA rico trato

 

Pues mi novio ahora está trabajando de mesero, hace unos días tuvo una posada de sus compañeros de trabajo. Fuimos a la fiesta y pues todo estaba excelente, muy divertido. El caso es que mi novio me pidió de favor que si me podría acostar con su jefe. Él había pedido un aumento y subir de puesto, al inicio su jefe se negaba, mi novio me ha contado que a su jefe le encanta el sexo, es casado pero tiene una debilidad por las mujeres. Mi novio le dijo que si le daba el aumento y el puesto podía cogerme. Él sabe que a mí también me gusta el sexo y que seguramente aceptaría. El jefe de mi novio acepto afortunadamente. En la posada mi novio me lo presento, ahí estuvimos platicando los cuatro, mi novio, yo su jefe y la esposa de su jefe, una señora dulce que claramente piensa que su esposo en una especie de santo. Me di cuenta que el jefe de mi novio no me dejaba de ver el escote, por lo que supe que no se arrepentiría del trato. Después de la posada  el señor le dijo a su esposa que se quedaría a tomar unas copas con algunos de sus trabajadores, su esposa creyéndole se marchó junto a otra señora. Pues como una hora se quedó en la charla y el relajo con los trabajadores, quedaban algunos, fue cuando se levantó y dijo que ya se tenía que ir, le dijo a mi novio que quería hablar con él. Su jefe se fue y mi novio se acercó y le dijo que también teníamos que irnos a sus compañeros. Nos despedimos y nos retiramos. Eran como las 3 de la mañana. En el coche me dijo mi novio que su jefe estaría esperándonos en la puerta de la casa. El sueño se me quito jaja la verdad si quería tener sexo, no era guapo pero la situación me empezaba a excitar. Si cuando llegamos el coche de su jefe estaba en la puerta. Bajamos y mi novio comenzó a platicar con él mientras yo abría la puerta. Cuando entramos mi novio me dijo que me pusiera guapa. Yo subí mientras ellos platicaban en la sala. El caso es que me puse un baby dol negro transparente, una tanga de hilo, y medias negras. Baje las escaleras y le dije a su jefe que podía subir. Cuando me vio saco hasta la lengua. Pero mi novio dijo que bajar donde ellos estaban. Fui y vi que su jefe se bajaba los pantalones y se quedaba nuevamente sentado en el sillón. Me pregunto que si no me importaba que mi novio me viera en acción con  él. Le dije que no y mi novio sonreía. Mi novio me dijo que se lo chupara a su jefe. Yo me agache frente a él, le agarre su cosa y comencé a chupársela, lo lamiaba y me lo metía en la boca, estaba delicioso. Mi novio nos observaba, como siempre eso me éxito más. En pocos minutos   el jefe de mi novio ya tenía la puntita húmeda como me gusta. Seguí chupando y bajando lentamente hasta sus bolas, succionando y lamiando. ¿Te gustan mis kiwis?, me preguntaba, yo estaba entretenida chupando.  Mi novio me dijo que le diera mis pechos. Yo me senté sobre él y saque mis pechos, el al instante hundió su rostro en ellos. Lamiando para después chuparme los pezones. Sentía su pene untándose en mi tanga. Yo ya estaba excitada que le pedí que me cogiera en ese instante. Pero mi novio le dijo que probara mi vagina, que igual estaba delicioso. Su jefe acepto, por lo que yo me pare de espaldas a su rostro y le puse la vagina enfrente, el me hizo a un lado la tanga y se sumergió en mi metiendo su lengua en mi mojada vagina. Era delicioso, mi novio enfrente ya había sacado su miembro y se estaba  masturbando.

Su jefe me devoraba y me torturaba, yo le decía que quería verga, pero él no dejaba de chuparme la vagina. Ya al fin me dijo ¿no te importa que te coja frente a tu novio?, le dije que no, ya quería que me cogiera. Me di la media vuelta quedando frente a él, me quite la tanga y me agache, sentí como su miembro resbalaba rico en mi vagina, comenzó a cogerme delicioso metiéndome y sacándome su pene. Me chupaba los pechos y me abría las nalgas. Le decía a mi novio ¿te gusta cómo me cojo a tu vieja?   Mi novio le dijo que me rompiera el culo que eso me gustaba. Su jefe saco su pene de mi vagina y suavemente la metió en mi culo, su cosa estaba bien mojada que resbalo perfecto, yo gemía y disfrutaba pidiéndole más.  Después de un rato de nuevo siguió cogiéndome en la vagina. Yo sentía delicioso y el no sacaba mi pezón de su boca, estaba chupando como niño chiquito. Lamentablemente sonó su celular, mi novio fue quien se lo paso, era su esposa, solo escuchamos que decía que llegaría pronto a su casa. Cuando colgó comenzó a cogerme más fuerte, yo gritaba y gemía, hasta que él  se corrió. Rápido agarro sus pantalones y se los puso diciendo que se tenía que ir. Me pregunto si se podía repetir le dije que sí, le dijo a mi novio que para el 2013 ya tendría el aumento. Se despidió, y se fue. Ese día quede caliente, pero mi novio me empino sobre el sofá y comenzó a cogerme diciéndome eres una puta y así me encantas. El me cogió rico, yo estaba súper excitada que tuve un mega orgasmo, el cuándo estaba a punto de correrse, metió su pene en mi culo y ahí vacío todo su lechita. El había quedado bien caliente, pues  tras unos minutos de estar besándome, nuevamente se la paro, se subió sobre mí y comenzó nuevamente a cogerme abriéndome las piernas. Así nos amaneció teniendo sexo delicioso.  Ambos estábamos rendidos tirados en el sofá. Su jefe se fue de viaje al día siguiente, se la estaba chupando a mi novio cuando  habló al celular diciéndole que en enero del 2013 regresaría. Mi novio le dijo que cuando se le ofreciera que ya con confianza. Así que quedo que en enero tendríamos otro encuentro. Mientras tanto mi novio feliz agradeciéndome y dándome lo que más me gusta, cogerme cada vez que tiene oportunidad sea la hora que sea y comprándome lo que yo le pida jaja.

 

MULATITA diario 8

 

Pues así estuvimos mucho tiempo mi padrastro y yo, el me cogía cuando quería y todo marchaba a la perfección. Poco a poco me estaba volviendo adicta al sexo. Lo quería a cada momento. A veces me tocaba y estaba bien mojadita, poco a poco empezaba a pensar en el sexo en todos momentos. Yo había tenido algunos novios en la escuela, pero eso no me impedía tener sexo con mi padrastro cuando se me antojaba. Después de todos mis novios me daban besos y apapachos nada más, mi padrastro me daba esa verga que tanto me encantaba sentir. Un día tuve un novio, este era diferente a los demás, sabia como encenderme. Con ningún novio anterior había tenido relaciones, pero con el decidí intentarlo. Cuando le dije que quería coger con él,  se emocionó y de inmediato preparo todo, recuerdo que le pidió prestado el departamento a uno de sus amigos donde tendríamos el encuentro. Saliendo de la escuela nos fuimos al departamento. Su amigo le dio las llaves y después se fue. Entramos al departamento y el comenzó a besarme y a acariciarme de inmediato comencé a desabrocharle el pantalón, metí mi mano y agarre su  verga. Él se bajó los pantalones   mostrándome todo el panorama, no era muy grande como la de mi padrastro, pero me gusto, comencé a chupárselo mientras el gemía de placer, saque un condón y se la puse pidiéndole que me cogiera en aquel instante. Me quite la falda con todo y calzoncito y me acosté en el sofá abriéndole las piernas. Ni un segundo espero y se arrojó sobre mí, comenzó a meterme su verga, me repetía que me amaba cosa que a mí no me importaba mucho. Me cogía rápidamente metiéndomela y sacándomela. La verdad no sentí la gran cosa con decir que mi mente se iba de aquel lugar en algunos momentos. Pero el sobre mi disfrutando metiéndomela sin importar nada. Me dijo tú no eres virgen verdad, obviamente le dije que no. Pero al parecer no le importó porque siguió cogiéndome. Cuando se corrió se acostó en el sofá diciendo que era el mejor polvo que se había echado, la verdad no era la misma opinión que tenía yo. Él fue el tercero en cogerme, yo ya comenzaba a contarlos jaja, pero es el que menos disfrute. De todas formas teníamos sexo muy seguido yo flojita y cooperando  fingiendo que me encantaba el sexo que me daba. Pero un día de esos teniendo sexo   se nos fue la tarde, por lo que de prisa me fui a mi casa. Cuando llegue me di cuenta que mi mamá no estaba, mi padrastro estaba totalmente denudo esperándome, su vergota parada tal como me gustaba, me pregunto por qué me había tardado, le dije que estaba en una tarea. No pregunto más, se me acerco y me desabrocho la blusa saco mis pechos y comenzó a chupármelos, untaba su verga en mí, metió su mano bajo la falda y comenzó a bajarme el calzón,  después me puso en el suelo a gatas diciéndome que parara las nalgas, cuando lo hice el me nalgueó diciéndome tengo ganas de coger ese culote el día de hoy. Yo grite al sentir su verga metiéndose por mi culito, pero después se separó de mí y me dijo  andas cogiendo con otro, yo me quedé sorprendida preguntándome como se había dado cuenta, hasta ahora no me lo puedo explicar. Pero él se molestó diciendo que no quería que otro me cogiera, yo solo me quede calladita mientras él me regañaba. Se puso la ropa y salió molesto de la casa. La molestia no se le quitaba, el domingo siguiente a esa semana cuando mi mamá no estaba, él estaba acostado en su cama, entre y comencé a acariciar su parte. Pero me dijo que ya no me cogería. Yo le pregunte por qué.  No me contesto pero frente a él me comencé a desnudar mientras solo me observaba. Me puse de espalda y comencé a acariciarme las nalgas frente a él, me metía los dedos en la conchita y en el culo, después comencé a restregar mis nalgas en la planta de su pie. El no aguanto y saco su verga se sentó en la orilla de la cama  diciendo eres una puta irresistible, y tomándome de la cintura me acerco y me sentó sobre el metiéndome su verga en la panochita. Era delicioso sentir eso después de una semana de castigo.  Esa dura y gruesa verga de nuevo me estaba haciendo gemir, toma tu castigo por puta me decía, castigo que a mí me gustaba.

Después de ese día para que no me privaran nuevamente de eso le dije a mi novio que ya no tendríamos relaciones, él se molestó bastante que incluso me termino, pero cosa que a mí no me importo. Una semana después en un lunes yo no entre a la escuela. El domingo pasado mi mamá no había trabajado por lo que mi padrastro y yo no pudimos tener nada. Pero ese día me escape para ir a coger con él. En la mañana normalmente podía encontrarlo en la casa, pues se marchaba a su trabajo como en el medio día. Aprovecharía las horas de escuela para estar con él. Cuando llegue el vecino de abajo me abordo haciéndome plática. Obviamente yo estaba muy caliente que ya quería llegar y la daba avionazos al vecino. No me di cuenta que lo único que quería era distraerme, pues cuando abrí la puerta de la casa escuche gemidos en el cuarto de mi mamá y mi padrastro.  Pensé que mi mamá estaba en casa, pero en la puerta del cuarto que por cierto estaba abierta había ropa de mujer que no era de mi mamá. Me asome y vi a mi padrastro cogiéndose a la una de las vecinas de la misma cuadra. Estaban de espalda a la puerta en la posición de perrito sobre la cama. Dame más gritaba la vieja mientras mi padrastro sudaba envistiéndola. Yo me Salí sin que se diera cuenta. El vecino de abajo no sabía dónde meter la cabeza. Le pregunte que si siempre hacia lo mismo, el vecino dijo que no debería decir nada, pero que si ya lo había descubierto pues ni que hacerle. Me confeso que siempre se repetía aquella situación, y que ya era cuestión mía decirle o no a mi mamá. Pues yo nunca pensé decirle a mi mamá, después de todo seguramente ella también tenía a sus amantes. Lo que me había sorprendido era que mi padrastro me había prohibido coger con otros, cuando él se cogía seguramente  a un buen de viejas.

El caso es que nunca le comente a mi padrastro que yo sabía. Todos cenando esa noche como una familia feliz la neta si estaba decepcionada. Era tal mi molestia que en mi cabeza comenzó la idea de buscarme otro hombre para coger y dejar de tener relaciones con mi padrastro. Mi ex novio no era una opción. Ningún compañero de clases tampoco. Y quien fue el ganador a quien le eche el ojo fue al vecino de abajo el dueño de la casa que rentábamos. Tenía cincuenta años y era gordo, pero no tendría relaciones por gusto si no para desquitarme y la verdad también tenía algo de curiosidad.  Después de todo veía como a veces me observaba mientras yo subía las escaleras o como me miraba el trasero cuando pasaba cerca de él.

El caso es que espera la oportunidad, su esposa e hijas siempre estaban en casa. Pero afortunadamente en la tarde yo siempre estaba sola. Un día cuando llegue de la escuela él estaba limpiando en la puerta de su casa,  vi que nadie de su familia observaba y le pregunte si podía subir un momento tenía un encarguito de mi mamá.

El subió junto conmigo atrás de mí, seguramente morboseandome tratando de ver debajo de mi falda. Cuando estábamos arriba le dije que fue muy mala onda que estuviera solapando las infidelidades de mi padrastro. Él se rió diciendo que no se metía en la vida de nadie. Eran pocas horas las que tenía por lo que iba rápido. Le pregunte si él había sido infiel alguna vez. Él me dijo niña mejor dame el encargo o me voy. Me acerque y le acaricie la panza diciéndole "quiero que me coja ahora mismo", el abrió los ojotes como no creyéndolo. Pero se convenció cuando por debajo de mi falda comencé a bajarme los calzones. Se lo puse en la cara preguntándole ¿Qué no huele rico?¿no se le antoja?. Me dijo que yo era menor de edad y no quería meterse en problemas. Pero me di la espalda me levanté la falda mostrándole el culo y me restregué a él en sus pantalones. Le dije que nadie se iba a enterar. Me dijo que más quisiera tener ese cuerpecito. Pero al fin se decidió, comenzó a acariciarme las nalgas, después se bajó los pantalones mostrando una rica verga muy blanca. Le di un condón, él se la puso, me dijo rápido niña o mi esposa se dará cuenta. Yo me empiné diciéndole que era cuestión de él. De inmediato se puso atrás de mí y comenzó a meterme su blanca verga por la conchita. No sé si era lo prohibido o que se yo, estaba excitada. Comenzó a cogerme y yo lo sentía bien rico. Que rica verga tiene vecino le decía, el me decía que nunca creyó cogerse a una rica adolecente de la edad de su hija menor.

Tantas chaquetas en tu honor imaginándome ese rico cuerpo me decía.  Pues cójame con ganas le decía.  El arremetía con más fuerza, hasta que se corrió. Dijo ya estaba harto de las carnes blandas de mi esposa.  Comencé a chuparle su verga. Lo senté en el sofá y lo monte metiéndome nuevamente su verga en la panocha. Yo estaba húmeda y jadeaba de placer. Me decía que estaba viviendo su fantasía.  Le dije métamela por el culo eso me gusta. Él dijo que puta resultaste, pero coloco su verga afuera de mi culo y poco a poco comenzó a metérmela, es delicioso dijo,  yo me aferraba a él mientras él me abría el culo y me metía su verga.  Eres una niña traviesa me decía jadeando, yo le decía métamela toda hasta los huevos si quiere. El seguía metiéndomela y sacándomela, hasta que se corrió nuevamente. Nervioso vio su reloj diciendo que tenía que irse. Le dije que no me dejara así con el culo y la panocha abierta. El se carcajeo dándome las gracias, le dije que si quería se podía repetir cuando quisiera, eso si todo en secreto. Él dijo que sí. Así él se fue quedándome yo en el sofá toda abiertota. Me di cuenta que los hombres eran muy fáciles, si me estaba convirtiendo o ya era toda una zorra, pero me gustaba mucho.

 

KARLA problemas con mi tio

 

Hace unas semanas  me encontré con mi tío nuevamente, está en la ciudad y no desperdiciamos el tiempo, nos fuimos a un hotel donde como él dice nos echamos un buen caldo jajaja. Hacía ya tiempo desde que cogimos,  fue rico de nuevo sentir su miembro dentro de mi vagina, con las piernas abiertas mientras recibía sus embestidas, chupándome los pezones y mordiéndome los pechos. Ese día estuvimos toda la tarde coge y coge.

Me conto que se había separado de su mujer y pues vivía solo en el distrito federal, y me pidió que me fuera a vivir con el permanentemente. Pues la verdad si quería ir, mi familia nos ve como si lo viera como mi tío preferido,  por lo que con algún pretexto de trabajo o algo podía irme a vivir con el diciendo que me daría posada. Pero el problema es mi abuela, es la única que sabe que cogemos desde aquel día que nos cachó.   Así que creo que no se podrá, tan molesta esta la abuela que ya ni le dirige la palabra a mi tío, desentendiéndose de él. Por lo que aprovechando mis vacaciones del trabajo me fui a estar una semana con  él, en el distrito federal.

Él vive en un departamento algo descuidado. Mi familia no sabe que yo me fui al distrito federal, solo les dije que me iría en un viaje de relajación. Cuando llegue el me recibió con las manos abiertas el pene parado. Desde que llegue el comenzó a besarme y a desnudarme, me acaricio mis pechos y me sentó en su mesa para después penetrarme deliciosamente. La mesa rechinaba y él jugaba con mis pezones y su lengua, después me inclino sobre el sofá y comenzó a cogerme de perrito, él siempre me cogía delicioso y esa no era la excepción. Me estaba penetrando abriendo las nalgas y metiéndomela hasta el fondo de mi vagina que ya estaba bien mojada cuando sentí que su pene se volvía flácido. El detuvo y se puso de pie digamos que su amiguito  se durmió. Él estaba molesto diciendo que ya le pasaba eso muy seguido. Y pensaba que conmigo no sucedería. Él estaba molesto un poco frustrado que se yo.    A sus 46 años eso no debería suceder. Comencé a chuparlo para despertarlo pero era inútil, ni restregando mi lengua en su cabecita pelada lograba levantarse. Pues mi tío tiene algunos problemas de disfunción eréctil, después de ser un semental le sucede eso.

Al día siguiente lo vi llegando de su trabajo, yo estaba completamente desnuda por lo que me acosté frente a la puerta y  abrí las piernas sujetándomelas con las manos  para mostrarle mi vagina y me culito, cuando entro y me vio sonrió cerró la puerta   y se bajó los pantalones su pene estaba bien firme, y así como estaba solo se puso de rodillas al suelo donde estaba acostada abierta con unas almohadas atrás y comenzó a meterme su pene en la vagina, era rápido y algo desesperado, tal vez tenía miedo de que volviera su problema y se apuraba, me lo metía y me lo sacaba como ametralladora, yo gemía de placer pidiéndole más y más, ¡cógeme tio, coge a tu sobrina consentida! Le gritaba. Saco su pene de mi vagina y comenzó a metérmela por el culo. Ahí siguió arremetiendo hasta que afortunadamente se corrió dentro. Saco su pene todo embarrado de semen. Y se tiro sobre mí besándome y dándome las gracias, yo lo enrede con mis piernas y le puse el rostro en mis pechos pidiéndole más, pero por más que trato su amiguito ya no se levantó.  Me quede con las ganas, mi tío ya no era aquel que cogía haciéndome disfrutar, ahora lo buscaba una vagina donde meter su pene cuando se le paraba.   Ese día lo hicimos una vez más en la noche antes de dormir. El día siguiente  estaba un poco decepcionada. En eso estaba lavando los trastos cuando sentí las manos de mi tío en mi cintura, me agarraba las nalgas me dijo que se le había parado, me bajo los leggins que tenía puesto, después mi ropa interior y metió rápidamente su pene en mi vagina  empinándome bruscamente sobre el lavabo. Me decía que tenía la vagina calientita y rica.  Mientras me cogía como loco. Yo le pedía que no se detuviera, de nuevo la saco y la metió en mi culo ahí de nuevo se corrió. Saco su pene y me embarro más semen arriba de las pompas. De nuevo me había quedado con ganas de más, el solo se subió los pantalones y se salió.

Cuando termine de lavar los trastos Salí de la cocina, él estaba en su sofá viendo la televisión, yo me quite los leggins quedándome desnuda de abajo, fui le baje los pantalones, su pene no se paró, lo monte sentándome sobre él y embarrándole mi vagina, le dije que a ver si calentándosela se paraba.   La puse entre mis pompas moviéndome estimulándolo, así estuve como cinco minutos cuando  sentí que de nuevo se paraba, de inmediato lo metí en mi vagina y comencé a moverme yo cabalgando metiéndolo y sacándomela, el gemía de placer yo gritaba sintiendo su duro miembro. Me acariciaba mi cuerpo y sentía que su miembro se ponía más duro. Era delicioso ahí si tardamos en esa posición, en unos minutos yo sentí correrme al fin, el seguía cogiéndome más y más tal como lo hacía antes. Comenzamos a sudar y a gritar más hasta que de nuevo se corrió en mis piernas cuando sacaba su pene. Embarro su semen en mi pierna mientras me besaba. Me di cuenta que solo había que tener paciencia. Esperamos un ratote, en la cena mientras el comía sin pantalón, yo me puse bajo la mesa y comencé a chupársela y a jugar con su miembro  aunque estuviera dormido, ahora pasaron como diez minutos y se paró. El me saco debajo de la mesa y me acostó boca arriba en el piso, estaba frio pero no me importo, él se subió sobre mí y comenzó nuevamente a cogerme. No siempre funcionaba eso, digamos uno de cada cinco intentos no se le paraba. Incluso una de esas veces lo intentamos en la posición del 69, yo chupándola esperando a que se parara, pero no funciono los dos nos dormimos así. Pues toda esa semana así estuvimos. Cuando me quite le pedí que viera a un especialista, dijo que lo haría y me dio las gracias por ser la única que lo comprendía en aquella situación. Me dijo que ya no había cogido con nadie más porque todas se molestaban. La verdad si me dio lastima, pero tuve que regresarme a mi ciudad, espero pronto verlo nuevamente a ver como esta su situación.

 

mulatita diario 7

 

Pues durante los primeros días en la nueva casa, todo estaba excelente. Mi padrastro me había comprado muchas tangas de hilo, según el para coger más agusto.  En un domingo estábamos los tres en la casa, mi padrastro mi mamá y yo. Ese día mi mamá fue de compras. Apenas mi mamá se fue mi padrastro cerró la puerta y me dijo, ponte a gatas en el suelo que quiero cogerte. Yo me puse a gatas, el me alzó la falda, hizo a un lado mi tanga de hilo y comenzó a cogerme por mi conchita. Sentía su verga entrar bien rico, ya era una viciosa de él. Me dijo que cuando mi mamá saliera a cualquier lugar el me cogería agusto. Lamentablemente ese día estábamos en medio de una buena cogida cuando el vecino de abajo toco la puerta. Mi padrastro se subió los pantalones y yo me baje la falda y me pare. El vecino estuvo platicando unas cosas con mi padrastro, por lo que no pudimos hacer nada. Mi mamá volvió y ahí quedo todo. Pero en la tarde, cuando mi mamá entro a bañar rápidamente mi padrastro me levanto la falda acariciándome las nalgas me dijo "tu mamá tarda en bañar es nuestra oportunidad", saco su verga y de nuevo hizo un lado mi tanga y comenzó a meterme su verga. Yo estaba nerviosa, escuchábamos el agua del baño caer, yo estaba más pendiente de que mi mamá no saliera. Pero a mi padrastro parecía no preocuparle. El seguía cogiéndome acariciándome el culo. Que rica panochita me decía mientras me lo metía hasta el fondo. Cuando dejábamos de escuchar ruido de agua en el baño, él se guardaba su verga y yo me bajaba la falda, yo me iba a mi cuarto dejando a mi padrastro en la sala. Casi no me gustaba pues siempre estábamos bajo presión.

Un día mi mamá decidió buscar un trabajo, lo que a mi padrastro le pareció muy bien, igual a mí. Una amiga de mi mamá le consiguió uno en tan solo dos días. Ella trabajaría en un hotel. Por lo que estaba de perlas, descansaría entre la semana y lo mejor era que algunos domingos trabajaría dejándonos solos a mi padrastro que descansaba los domingos y a mí. Recuerdo que el esperábamos aquel primer domingo donde mi mamá trabajaría. Mi padrastro la acompañaría al paradero del autobús. Pero antes de salir me dijo cuándo mi mamá no nos escuchaba. Ponte el vestido entallado y cortito, y la lencería que te regale.

Pues cuando se fueron, yo me puse unas medias rojas, una tanga roja y un sostén pequeño del mismo color. Encima un vestido entallado, corto enseñando piernas y casi por debajo del culo y un escote parecía toda una puta para ser sincera.

Unos minutos después escuché la puerta abrirse, mi padrastro había llegado, me dijo que se aseguró que mi mamá haya subido al camión. Se bajó los pantalones tenía su tranca bien dura y jugosa. Se me acerco y comenzó a besarme, mientras sus manos acariciaban mi cintura, para ir rápidamente a mis nalgas, me las apretaba, después me besaba el escote y me mordía suavemente el cuello. Sus manos acariciaban mis piernas, me dijo "pareces toda una puta cara". Eres mi puta. Mi pancohita estaba mojada, le dije "cojeme". Pero el se detuvo y entro a su cuarto, después saco una verga de juguete bien grande, me dijo que me haría disfrutar. Me puso contra la pared y me abrió levantándome una pierna, comenzó a chuparme la panocha por arriba de mi calzoncito, yo esta moja, le suplicaba que me lo metiera. Pero el hizo a un lado mi ropa interior y comenzó a meter suavemente la verga de juguete. Sentí como entraba, sentía delicioso, tan mojada estaba que resbalo sin ningún problema. El metía y sacaba el juguete mientras yo me mordía los labios aguantándome no gemir de placer. El trajo una silla, me dijo que me acostara boca abajo sobre la silla. Así lo hice algo incómodo, pero él me levanto el vestido sacándome las nalgas al aire, de nuevo comenzó a meter el juguete en mi mojada panocha. Me dijo que la agarrara y no dejara de meterla. Yo así lo hice, yo misma con la mano derecha comenzaba a metérmela. Después trajo un lubricante y mojo mi culito así como el juguete. Todo eso era nuevo para mí, pero me estaba gustando el jueguito, mi padrastro era un pervertido. Ya todo lubricado comenzó a meterme el juguete en el culo,, suavemente, yo sentía que me desgarraba por dentro, pero después la excitación comenzó a darme placer. El me decía "abre ese delicioso culo para mí".

Me decía que poco a poco se me abría, me metía los dedos para abrirme más, yo disfrutaba. Después saco el juguete y de nuevo me dijo que me lo metiera por la panochita. Yo disfrutaba haciéndolo. Con el juguete en la vagina, aun así sentí la verga de mi padrastro entrar por mi culo. Me dijo ya está en su punto, abiertito y rico. No pude evitar dejar escapar un gritito de placer. Mis dos agujeros estaban ocupados. Pero sentí más la vergota de mi padrastro. Ahí me corrí. Pero el siguió cogiéndome por el culo me dijo que era la mejor hijastra del mundo. Me nalgueaba y me escupía las nalgas  que brillen esas ricas tortas decía.

Yo me retorcía teniendo un rico multi orgasmo, algo delicioso estaba sudando, pero le pedía más, decía dame más de tu culo y te daré mas verga. Yo le dije rómpeme el culo, es tuyo pero no me dejes de dar. Me dijo que tenía unas nalgas y cuerpo de campeonatos. Que si no fuera su hijastra, que igual me pagaba lo que fuera para que cogiera con él. El se corrió dentro de mi culo, pero saco su verga y siguió jugando con el juguete en mi conchita, lamiaba y olía mi panochita, parecía un perro en celo. Tuve otro orgasmo, no lo podía creer. El saco el juguete lo aventó en el sofá y comenzó a meterme su verga. El jalaba mi cuerpo contra el suyo sonando cuando mis nalgas golpeaban su abdomen, yo estaba en la gloria sintiendo su verga entrando y saliendo, mucho placer no quería que parara jamás. Me bajaba el vestido pero por debajo seguía cogiéndome, me decía que le gustaba así con aquel vestido sensual. El de nuevo se corrió ahora dentro de mi panocha. Fue y se tiro al sofá, estaba jadeando y sonriendo. Yo me pare y me acosté a lado de él. Estuvo a cariándome mis piernas un rato. Después me dijo que fuéramos al baño, ahí me quite las medias, la tanga y levante mi vestido. El comenzó a depilarme la panochita suavemente cuando podía lo acariciaba con las yemas de sus dedos, me dijo que le gustaban las panochitas depilatidas. Cuando termino suavemente me lavo limpiándomela muy bien. Después me dijo que no cerrara las piernas, yo permanecí así con las piernas abiertas para arriba. El comenzó a meterme su verga nuevamente en la panochita. De nuevo un rico sexo comenzaba. Ahí estuvimos un buen tiempo. Después nos pusimos a limpiar, pues había dejado semen en el piso de la sala, y el baño con algunos bellos púbicos.  Me quite la ropa y me cambie para parecer de nuevo una niña decente. Mi padrastro después de un tiempo fue a buscar a mi mamá. Delante de ella casi ni hablábamos entre nosotros. Pero habíamos quedado que cada domingo repetiríamos el día del sexo. Y entre semana los rapidines cuando pudiéramos. 

 

MULATITA DIARIO 6

 

Al día siguiente de lo que había presenciado, ya no vi a mi mamá de la misma forma. Un poco decepcionada, un poco confundida, ni yo misma me lo pude explicar. Ese día mi padrastro dijo que había puesto en venta el ranchillo que recién había comprado. Todos se quedaron con cara de no entender. Pero él dijo que lo estaba vendiendo por que le darían un buen trabajo en otra ciudad y que ya no necesitaría el ranchillo. Yo igual estaba sorprendida, pero entendí todo cuando él dijo que cuando el trabajo se confirmara iría a vivir en aquella ciudad con mi mamá y conmigo. Supe entonces que él estaba haciendo todo para salir de aquella casa donde no había mucha privacidad. Él quería eso para quizás hacer lo que le plazca sin ojos que lo pudieran ver. Todo fue confirmado después, cuando estando unos minutos solos en voz baja me dijo que solo así podíamos tener más oportunidad de coger.

Así transcurrió todo, como dos semanas. Mis primos me insistían que querían cogerme antes que me fuera, pero como siempre los hacia sufrir dándoles el avión. Aunque yo estaba algo desesperada por tener sexo nuevamente, pero no quería cualquiera, quería la verga de mi padrastro que hasta ese momento era la única que me satisfacía cañón.  Pues así nos avisó que ya nos mudaríamos aquel fin de semana. Pues si me puse triste, dejaba muchas cosas ahí. Pues la familia organizo una súper despedida dos días antes de irnos. Después de tantas despedidas nos mudamos al fin.

Pues así llegamos a la nueva ciudad. Pues mi padrastro había rentado una casa en una colonia que apenas comenzaba, con decir que ni luz y agua había todavía. Mi mamá estaba molesta por el lugar, pero mi padrastro poco a poco la fue convenciendo. Lo que si la casa estaba espaciosa. Era una casa de dos pisos, el dueño vivía abajo, y el de arriba fue la que nos rentó. A mí me encanto el lugar, también tenía mi propio cuarto, una sala, baño  y todo bien cómodo. El defecto de la casa, y no sé si mi padrastro estaba consiente, detrás de los dos cuartos había una especie de pasillo donde estaba el gas y todos eso. Ahí habían ventanas que cada cuarto tenia, y lo malo era que estaban en muy mal estado, pero bueno estábamos en el segundo piso y era muy difícil que alguien asomara por esas ventanas. Yo por ejemplo preferí poner un cobertor para tapar, pues tenía algunas ranuras que daban afuera. Además otra cosa era que mi cuarto no tenía en si una puerta, también pusieron un cobertor para tapar.

Como ese día estábamos bien cansados, desempacamos solo lo necesario y como no había electricidad  como a las 7 de la noche nos acostamos todos. Pero ya como las 8 de la noche me levante y salía a la sala, no podía dormir y no tenía nada que hacer, estaba súper aburrida. Salí en la parte de atrás y como estábamos en el segundo piso se podía ver todo. Entonces vi el pasillo y me entro la curiosidad de entrar ahí. Y algo me llamo en asomar en la ventana de mi padrastro y de mi mamá, tal vez para ver si lo podía ver a él, igual estaba desnudo me dije jajaja.  Me di cuenta que su ventana estaba peor, una parte estaba rota, mire por un pequeño agujero para morbosear a ver como estaba mi padrastro. Pero casi me voy de espaldas, cuando lo vi sentado en un catre en el suelo con una vela a lado, estaba totalmente desnudo y mi mamá lo estaba masturbando con sus manos. Huf recordar cómo le bajaba y subía su pellejito mientras se lo ponía rojo. De inmediato se me antojo quería tenerlo entre mis manos. Creo que acababan de terminar de coger, pues su verga estaba mojada de semen, y mi mama tenía su raja igual. Me quede unos momentos observándolos, ellos platicaban, pero mi mama no terminaba de juguetear con la verga de él.

Yo me fui de inmediato al baño, ahí me quite mis pants de dormir con todo y calzón, me senté en la tapa del escusado y comencé a juguetear con mi rajita que ya estaba mojada,  me metía los dedos imaginándome a mi padrastro, mi panochita estaba calientita y escurriendo sentía que quería esa verga, mis dedos no me satisfacían, quería algo más grueso y rico. Pues estuve un buen rato ahí en el baño. Después escuche que tocaban en la puerta. Yo me vestí y Salí, era mi padrastro, estaba vestido pero con la verga de fuera toda parada, sentí escurrirme al ver esa cosa tan deliciosa. Me dijo me acabo de coger a tu mama y se quedó rendida y dormida, ahora te toca a ti.  Yo ya no pensaba, sin importarme nada le agarre su verga y comencé a bajar y a subir su pellejito como mi mamá lo hacía. Me agache y comencé a chuparlo, ya tenía mucho tiempo de probarlo y me sabia súper delicioso que no podía parar, quería devorarlo por completo. Él me dijo tranquila que tu mama tiene el sueño pesado, pero aquí no nos podemos dar cuenta si despierta. Me agarro de la mano y me llevo al pasillo exactamente detrás de su ventana de ellos. Me dijo que él había hecho ese agujero para vigilar a mi mamá mientras cogíamos en la noche. Me dijo que me quitara los pants. Yo así me los quite quedándome desnuda de la parte de abajo. Él se puso frente a la pared viendo a la ventana, abrió sus piernas y me dijo chúpamelo mientras veo si tu mama no despierta. Yo me agache con la espalda en la pared para estar frente a su verga. La metí en mi boca y comencé a chupárselo otra vez. Me gustaba mamárselo, era bien rico, podía estar así toda la noche, le lamiaba las enormes bolas, la puntita, jugueteaba con mis labios en su tronquito y después chupaba como si fuera una rica ye norme paleta que apenas cabía en mi boca, cuando me faltaba el aire la sacaba para luego meterla nuevamente toda mojada en mi boca. Me dijo que me parara, así lo hice, me levanto una pierna y metió su verga en mi rajita húmeda. Al fin sentía todo eso dentro nuevamente, me tapo la boca para que no haga ruido. Pero seguía cogiéndome metiendo y sacando. El al pendiente que no despertara mi mamá, estaba callado solo metiendo esa vergota en mi rajita. Cada vez te pones más buena me dijo, yo gemía despacito, raspándome la espalda contra la pared, pero disfrutando, me subió la blusa, no tenía sostén de inmediato comenzó a chuparme mis pezones a apretarme los pechos. Pero seguía cogiéndome. Ahí yo me corrí en una sensación bien rica sacudiendo mi cuerpo, le pedí que no se detuviera, aunque mis panochita y piernas estuvieran mojadas. Me dijo que disfrutaba mi panochita apretadita de quinceañera. Él se corrió sacando su verga y echándome todo sobre mi rajita. Me beso y acaricio las piernas embarrándome todita. Me dijo que por esa noche era todo, que estaba algo cansado. Él se subió los pantalones y se metió  a la casa. Yo me quede otro rato masturbándome jugando con mi cosita que se había quedado con ganas de más.

Pues al día siguiente, mi padrastro se fue a trabajar. Yo ya no sentía remordimientos, seguramente porque sabía que mi mamá también era una puta. Ya la observaba le ponía más atención cosa que antes no hacía. Me di cuenta que ahora se portaba muy amigable con el dueño de la casa que vivía abajo. Un señor cincuentón que vivía con su esposa y dos hijas. yo fui a hacer lo mío checando escuelas y cosas así con una de las hijas del señor que se ofreció a acompañarme por la ciudad. En la noche cuando llegue, mi padrastro me dijo que me había dejado algo bajo mi cama. Yo cuando mi mamá no veía fui a ver. Era otra caja, cuando la abrí, había una verga de juguete, varias tangas de hilo y demás lencería de colores.  Ropa provocativa y su típica nota diciendo que a partir de ese día me iba a enseñar el verdadero sexo rico y salvaje. Yo me emociones pensando que me esperaba con él.

 

KARLA rico juego con el esposo de Ana julia

 

ANA JULIA: -como sabrán a mí me encanta los placeres del sexo, sin embargo tengo un esposo muy cerrado y conservador o al menos eso pensaba. Recuerdo que un día  le menciones en son de broma lo de un trio, y él se molestó. Para mí las personas que parecen más cerradas y conservadoras son los más fáciles de tentar. Pues la verdad desde que nos casamos siempre le he sido infiel. No puedo echarle toda la culpa a él, porque yo soy una zorra de primera y lo acepto. Pero a veces he querido hacerle partícipe de mis fantasías como una relación más abierta, pero no he podido. Prefiero cumplirlas por mi sola. Pero un día platicando con mi amiga Karla se me ocurrió decirle   que intente seducirlo a ver si caía y si era tan santo como él decía.  Karla me dijo que no había problemas, solo me pregunto hasta donde, yo le dije donde se dé sin importar nada. Mi plan también era lograr abrirle más la mente a mi esposo en cuestión de sexo. La verdad también era mi fantasía ver a mi esposo coger con otra mujer. Lamentablemente no lo podría ver, pero sería un inicio.  Como una semana después fui con mi hermana a visitarla, dando la oportunidad que mi esposo se quedara solo. Solo esperaría que Karla entrara en acción.

 

KARLA. Pues sí, Ana julia me había dicho lo de sus planes y que sedujera a su esposo, e incluso si me acostaba con el no habría problema, era un jueguito que a mí me gustaba, después de todo no sería la primera vez que compartíamos a un hombre. Pues es día que Ana julia me aviso que dejaría solo a su esposo en casa para que yo actuara, pues mire el clima, era un día lluvioso que se estaba cayendo el cielo, pues para mí sería una ventaja.  Recuerdo que me vestí ejecutiva jaja. Para que pensara que estaba saliendo del trabajo. Una falda pegada por arriba de mis rodillas, media negras, tacones, un saco, por debajo del saco una blusa blanca que se me transparentaba cuando se mojaba, y un sostén también semitransparente.  Todo ya estaba fríamente planeado.

El caso es que fui a su casa con el pretexto de ir a visitar a mi amiga. Pero como lo esperaba al salir del coche me empape, bueno deje empaparme y toque desesperada la puerta.   Cuando el abrió yo entre rápido ya todo mojada. El de inmediato me dio una toalla, yo le pregunte por Ana julia, pero él me dijo que no estaba, el clima estaba perfecto, pues mire por la ventana, el cielo negro, truenos y la calle encharcada. Le dije que a ver si no me quedaba atorada por ahí. Pero él me dijo que mejor que me quedara un momento a esperar que pase la lluvia. Yo le dije que gracias. Él fue a preparar un café mientras yo pensaba la forma de iniciar la seducción.  Cuando me trajo el café comenzamos a platicar unos minutos. La verdad yo si tenía algo de frio por mi ropa mojada. Me quite el saco que era lo más húmedo. Me di cuenta que mi blusa que tenía abajo si estaba semitransparente sellando un poco mis pechos. Note que si se pudo algo nervioso. Me dijo que si quería cambiarme con una de las blusas de mi amiga, me dijo que seguro no se molestaría. Yo le dije que no, así estaba bien yo. El caso es que me senté sacando un poco los pechos, el siguió platicando pero algo más nervioso. Ahí dije, este ya cayó. Cruzaba las piernas para ponerlo más nervioso, me toque la cintura diciéndole que mi falda también estaba húmeda. El solo sonrió. Fue por otra toalla para dármela, me di cuenta que el bultito en su pantalón crecía. Cuando regreso yo le dije que mi ropa estaba fría. Y comencé a desabrocharme la blusa, me pregunto qué estaba haciendo, le dije que era para secarme. Me dijo que podía pasar al baño bien nervioso.  Pero como no escuchándolo me quite la blusa por completo quedándome solo con mi sostén, que por cierto era transparente y se me veía perfectamente los pezones. Él dijo que mejor se iba un momento para que me secara agusto. Yo lo detuve agarrándolo de la mano y le dije ¿me puedes secar la espalda?, él dijo que no estaba bien, que era la amiga de su esposa. Pero le dije, que solo era secarme la espalda.  Pensé que no lo haría, pero sentí que lo empezó a hacer suavemente. Me pregunto sobre el tatuaje que tenía en mi espalda, le pregunte si le gustaba, él dijo que si, le dije que tenía más, le pregunte si quería verlos, él dijo que así estaba bien. Pero me di la media vuelta, el no pudo evitar que sus ojos se fueran viendo mis pechos, de inmediato levanto la mirada para verme a los ojos. De inmediato me baje un poco la falda mostrándole el tatuaje que tenía bajo el abdomen. Él estaba sudando, después subí mi falda y le mostré una que tenía en la pierna. Él dijo que mejor se iba a preparar algo, que yo me quedaba en mi casa. De nuevo lo detuve agarrándolo de la mano. Le dije que quería mostrarle algo. Me desabroche la falda y me la quite. Mostrándolo mi pantaletas también semitransparente.   Él dijo que lo que hacía estaba mal.  Yo ahí le entre con todo diciéndole que siempre había querido que me cogiera. Que ahora que no estaba mi amiga era nuestra oportunidad. Él me dijo que no. Pero me era un no, no muy convincente. Por lo que lo abrace y comencé a besarlo, no opuso resistencia. Me baje a besar su cuello y sus orejas. Le dije que nadie se enteraría. El me seguía diciendo que no. Pero tampoco sentía rechazo. Le agarre sus manos y las puse sobre mis pompas mientras seguía besándolo. Comencé a desabrocharle la camisa, se la quite, comencé  besarle y chuparle sus pezoncillos de hombre. De repente sentí sus manos en mis pechos, le pregunte si le gustaban. Él me dijo que no aguantaba, y bajo mis sostén y comenzó a chuparme los pechos. A lamer mis pezones, a succionarlos como un bebe. Así estuvo un buen rato. Hasta que me acosté en el sofá, él se subió sobre mí y siguió chupándome los pezones, era delicioso, lo enrede con mis piernas por la cintura, comenzó a acariciarme las piernas.  Le dije que se quitara los pantalones. Mientras él se levantó para hacerlo, fui por un condón en mi bolsa. Cuando voltie él ya lo tenía todo parado y desnudo, me fui de rodillas frente de él y comencé a chuparle haciéndole sexo oral, a lamerle los testículos, después me puse el condón en el labio y con la boca comencé a ponérselo. Él estaba extasiado, me puse de pie, y el de nuevo comenzó a chuparme los pechos. Se sentó en el sofá y me quite la pantaletas y me subí sobre él, sentí como su cosa comenzaba a meterse en mi conchita. Su boca succionaba mis pechos, sus manos acariciaban mis nalgas y cintura. Y su pene entraba y salía rico de mi vagina. Hacíamos rechinar el sofá. Mientras cogíamos deliciosamente. Ni los relámpagos que se escuchaban nos detenían. Me decía que sabía que estaba mal acostarse con la amiga de su esposa, yo sonreía si decirle que su esposa ya se había acostado con varios de sus amigos. Él se    acostó en el respaldo del sofá, mientras me observaba saltar arriba de él. Me decía que le gustaba como brincaban mis pechos. Ana julia ya me había platicado algo de eso, que a su esposo era lo que más le gustaba los pechos, que veces tenía la costumbre de dormir con el rostro en los pechos desnudos de su esposa acorrucado.

El agarraba mi abdomen y me acariciaba mis pezones. Él estaba súper excitado, yo estaba igual. Pronto se corrió, dando un grito de placer. La verdad yo quería más pero   él se quedó tendido  en el sofá. Ahí dije, con razón Ana julia busca a otros para satisfacerla.  Pues me levante y me vestí diciéndole que ya me tenía que ir. Él dijo que estaba bien. Yo rápido me Salí ya la lluvia había parado un poco. En el coche le hable a Ana julia contándole todo con lujo de detalle. Ella se alegró y me dijo que si podríamos seguir con el jueguito. Yo le dije que si, después de todo no tenía nada que perder.

 

mulatita diario 5

 

....pasaron como dos semanas después del último encuentro. Me sorprendió que mi padrastro ya no me buscara. Pero en el fondo yo decía que así estaba mejor, la neta no podía ver a mi mamá a los ojos. Pero a la tercera semana el remordimiento se mesclo con calentura cuando veía a mi padrastro. Él se mostraba indiferente. Todas las noches yo me masturbaba metiéndome los dedos una y otra vez imaginándome la verga de mi padrastro no paraba hasta que estuvieran húmedos de las ricas corridas que tenía. Mis primos me seguían insistiendo, pero me negaba a ellos, yo quería hacerlo nuevamente con mi padrastro.                A él le gustaba cogerme de perrito o empinadita, por lo que  siempre que me masturbaba, me ponía en posición de perrita sobre mi cama y comenzaba a meterme los dedos rápido sintiendo que él me cogía. Estaba tan excitada que mi panochita estaba hirviendo de calentura.

Una de esas noches que me di consuelo yo sola, quede tan cansada que me quede dormida sin calzones abiertota en la cama. En la madruga sentí que alguien me acariciaba las piernas subiendo lentamente hasta mi panochita. Pensaba que era mi tío, en ese momento sentí una verga metiéndose en mi cosita. Que rico fue eso, pero cuando abrí completamente los ojos  vi que no era mi tío, era mi primo Javier que ya me tenía abierta de piernas cogiéndome. Él se movía salvajemente diciendo que no se pudo controlar. Yo rápido me separe de él reclamándole como se atrevía. Pero me decía bien que te gusto primita. Su verga estaba  totalmente parada y brillante. El me veía mi cosita saboreándose, yo no aguante más y le dije que lo dejaría pero solo la puntita, la verdad estaba bien caliente y le hubiera dado las nalgas a cualquiera en ese momento. Abrí las piernas y él se abalanzo hacia a mí, me la dejo ir toda hasta el fondo, yo le decía; solo la puntita, pero él no me hacía caso, me cogía gimiendo diciendo al fin este tamalito es mío.  Cuando me di cuenta yo ya estaba gimiendo diciéndole cógeme más duro. Al instante comenzamos a sudar mojando la cama sentía su verga entrar una y otra vez enloqueciéndome, le dije esto del sexo es delicioso. Que rica panochita el repetía. Le dije que me lo hiciera de perrito, el acepto de inmediato. Yo me puse a gatas sobre la cama y el comenzó a cogerme por mi húmeda rajita. Yo mordía la almohada para no gritar de placer. El me nalgueaba y yo me imaginaba que el que me cogía era mi padrastro.  Mi primo me dijo; prima tú ya le diste las nalgas a otro, entre gemidos le pregunte por que lo decía. Dijo que ya no era la misma, que andaba muy putita y que se notaba que el sexo ya no me asustaba tanto. Le dije cállate y sigue cogiéndome. El saco su verga y se corrió en mis nalgas. Para mí se había corrido bien rápido, yo todavía tenía muchas ganas, le dije que me siguiera cogiendo, pero le dijo que me esperara unos minutos. Se acostó en la cama, yo me acosté a lado de él, y él me pregunto ¿Quién te cogió antes que yo? ¿Algún primo?, le dije que estaba loco y que mejor se callara.

Yo no podía creerlo, después de tanto pensar, me di cuenta que me Salí de control cogiendo con otro que no era mi padrastro haciendo a mi primo Javier el segundo con quien me acostaba. Pero mi primo Javier se levantó y dijo que tenía que irse ya pronto amanecería, pero que las cosas se repetirían. Me beso en la boca y en la rajita y se salió del cuarto con cuidado. Yo puse seguro y termine esa noche masturbándome nuevamente, la neta mi primo no me cumplió como yo quería. El caso es que con esa experiencia con mi primo yo quería más de mi padrastro, el si me hacía tener varios orgasmos y eso me encantaba. Lo único que me detenía era que era el esposo de mi mamá.

Al día siguiente  recuerdo que era un domingo. Y había una celebración en el pueblo, por lo que todos irían, la casa estaría solita, presentía que mi padrastro haría algo para que nos encontráramos. Yo al principio no quería pero después dije, si me llama iré, la verdad quería sentir de nuevo esa rica sensación de ser cogida por él. Otra cosa que me animo, era que mi mamá discutió con él, cosas sin importancia, pero escuche que mi mamá se iría a la fiesta de su comadre sola. Sabía que su comadre vivía en otro pueblo a una hora de la de nosotros.

Todos se fueron, yo me quede con el pretexto de que tenía mucha tarea, afortunadamente mis primos también se fueron porque ellos estaban en actividades de la celebración. Espere a que mi padrastro apareciera, pero nada. Salí de mi cuarto y quise subir al cuarto de él y de mi mamá, quizá él estaba dormido pensé, porque no había visto que se fuera. De nuevo los malditos remordimientos que me hacían pensarlo mucho, ir a verlo o no. El caso es que la calentura me ganó como ya se estaba haciendo costumbre, entre al cuarto y vi que no estaba, pero vi su ropa interior en una silla, me quede viéndolo un buen rato, pero algo me hizo acercarme y  tocar su ropa interior. Cuando me di cuenta me estaba excitando solo con eso. Sabía que no vendría nadie, por lo que me quite el calzón y la falda, y comencé a acariciarme la panochita con una excitación estimulada por la ropa interior de él. En ese momento escuche ruidos de la puerta abriéndose, yo me puse nerviosa porque escuché la voz de mi mamá, sin pensarlo me metí al closet y cerré la puerta. Me puse más nerviosa cuando escuche la puerta del cuarto abrirse. Luego me sorprendí porque mi mamá hablaba con alguien más diciéndole no hay nadie en la casa. Después no hablaban, pensé que mi padrastro y ella se habían reconciliando  y por el ruido a besos y leves suspiros sabía que estaban a punto de coger.

Cuando mi mamá dijo ahora desnúdame tú a mí, supe que si estaban teniendo relaciones.  Yo me quede paradita inerte solo escuchando. Después de unos minutos escuché los gemidos de mi mamá pero me sorprendí cuando escuche la vos del que estaba con ella, no era mi padrastro, le preguntaba ¿tu esposo no va a venir pronto? Ella entre gemidos decía que no, que la había ido a buscar al otro pueblo pensando que ella estaba ahí. Después comencé a escuchar los gritos de placer de mi mamá, Yo por la curiosidad abrí la puerta del closet tantito. El closet estaba frente a la cama, solo vi al guey de espaldas arriba de la cama de arriba para abajo haciendo una especie de agachadillas, y debajo de  él, estaba culo levantado de mi mamá, con las piernas arriba frente al tipo y con la tanga a un lado y recibiendo toda la verga. Obviamente no era mi padrastro, este tipo era moreno y peludo de la espalda, yo pensé ¿Qué onda con la familia? Vi que mi calentura venia en la sangre.

Reconocí al tipo, era un carpintero amigo de mi padrastro. También tenía una rica verga grande y gruesa. Me quede como hipnotizada viendo como su verga se metía en el culo de mi mamá una y otra vez, y por los gemidos de ella supe que lo disfrutaba bastante. Que rico culo decía una y otra vez, mi mamá no paraba de gemir pidiendo más. La situación me comenzó a excitar un buen. Que rica verga comencé a pensar. Quería sentir lo que mi mamá estaba sintiendo. Vi como el tipo se corría dentro del culo de mi mamá, lo que me sorprendió es que no se detuvo, siguió metiéndole la verga eso si bajando la velocidad, ahora resbala rico dijo mi mamá. Se movieron cambiando de posición, yo me hice para atrás, me di cuenta que el señor se sentó en la cama justo al frente del closet y mi mama se sentó sobre el igual al frente de donde yo estaba. Cerré lentamente y solo escuchaba los gemidos y gritos. Yo ya me estaba cansando, como una hora estuvieron ahí. Estaba hasta acalorada. Después escuche que mi mamá dijo que seguramente estaría acabando la celebración. Empezaron a platicar, al parecer eran amantes desde hace un año. Después le dijo al tipo que tenía que irse, escuche que salieron. Yo espere unos minutos, al ver que no pasaba nada, Salí con cuidado, y me fui a mi cuarto y cerré con seguro. Yo estaba impresionada por lo que acababa de ver, mi mamá era una zorra, me quede pensando como dos horas sobre eso, hasta que sin darme cuenta me quede dormida.

 

ANA JULIA viejo amigo

 

El otro día me tope a un amante que no había visto hace tiempo, un cubanito bien dotado que conocí en la escuela de mi hijo. Cuando lo vi en una plaza me emocione, comenzamos a platicar de viejas anécdotas incluso de mi sobrino y todo eso. Lamentablemente ese día no podíamos tener nada de nada pues no tenía ningún pretexto para desaparecer por mucho tiempo. Pero dos días después se presentó la oportunidad, mi esposo se iba de viaje, y durante toda la mañana que mis hijos estarían en la escuela tenía la casa para mi solita. Mi esposo se fue en la madrugada, lo lleve al aeropuerto y al regresar pase por mi caballito como le decía de cariñito jajaja. Llegue a la casa cuidando de que mis hijos no despertaran. A escondidas lo metí en la casa directo a mi habitación, ahí yo era la desesperadita, cerré con seguro la puerta y comencé a desabrocharle el pantalón, de nuevo veía aquel monstro que tenía como miembro por debajo de él, de inmediato comencé a chuparle las bolas, mientras jugueteaba con su cabecita, poco a poco me subí hasta la puntita para chuparlo, me encantaba saborearlo, era delicioso, chupaba y chupaba como si fuera mi paletita. Él me decía que ya extrañaba mis chupadotas. Lo metía todo en mi boca empapándolo por completo, a él le gustaba eso, se aguantaba sus gemidos para no despertar a mis hijos. Me pare y me quite la falda y la pantaletita, le pedí que me cogiera, ya estaba húmeda y quería ser penetrada de una vez. El me abrazo, yo enrede mis piernas en su cintura, me llevo a la cama donde me abrió más las piernas y comenzó a introducir su potente arma. Que delicia sentir todo eso metiéndose en mi vaginita que escurría de excitación. Gemía leve para no hacer ruido mientras le pedía más y más. Estuvimos toda la madrugada así, cogiendo una y otra vez. Solo dormimos dos horas, yo me levante para atender a mis hijos que se iban a la escuela, a él lo deje acostado en mi cuarto donde sabía que mis hijos nunca entrarían. El caso es que los lleve a la escuela, ya me andaba por regresar y que de nuevo me cogieran, mientras manejaba mi conchita escurría de la excitación pidiéndome verga.

Llegando a la casa puse seguro y le grite que ya podía salir. El bajo totalmente desnudo con el condón ya puesto. Yo traía un vestido, por la cual con facilidad me quite la pantaleta para coger con él, ya me andaba casi me lanzaba para devorar su cosota. Pero el me sentó en el sofá y comenzó a chuparme la vagina, me lamiaba y chupaba. Yo ahora si gemía libremente, después se subió sobre mí y me bajo el escote  sacándome las bubis y comenzando a chuparme todita, yo le acariciaba su pelo mientras sentía su lengua rodear mis pezones. Me encanto cuando se sentó en el otro sofá y me pidió que me subiera. Yo me puse a espalda a él y comencé a menearle las nalgas, el me jalo y coloco su pene en mi vagina donde comenzó a penetrarme mientras me jalaba una y otra vez hacia él, me acosté sobre el de espaldas, sus manos se abalanzaron sobre mis pechos, mientras yo veía su cosota meterse en mi conchita, sentía su respiración en mi espalda mientras yo abría las piernas y el me cogía rico con aquel enorme pene que me encantaba. Su pene igual estaba húmedo al combinarse con mi escurriente conchita, estábamos teniendo un rico sexo. Cógeme mas le decía mientras él me preguntaba si me gustaba.

en ese momento el teléfono sonó y yo tuve que contestar, con el gran pene en mi vagina y yo sobre mi caballito conteste, el no dejaba de acariciar mis pechos, por lo que tuve que controlar la agitación. Era mi sobrino que me decía que estaba llegando a mi casa, supo que mi esposo se había ido y se había escapado de la escuela para coger conmigo. A mí no me importo decirle que viniera, de todas formas un rico trio no etaria mal, aunque no le dije que estaba con alguien. Pues estaba cerca a los dos minutos el abrió con la llave que le había dado. Cerró la puerta y nos vio a mi caballito y a mí cogiendo como locos. Vi su cara de asombro cuando observaba   como mi caballito me cogía, yo sentada arriba de él caballito dándole la espalda y de frente a la puerta con las piernas abiertas mostrando el panorama a mi sobrino de cómo mi amante metía su pene en mi húmeda vagina  y me hacía gemir de placer.   El bajo la mirada pidiendo perdón, dio la media vuelta, yo le dije que se detuviera y que quería que se uniera y que si se iba me molestaría con él. El me nos miró nuevamente. El caballito se detuvo unos segundos para decirle que se uniera que no había problema, mi amante ya sabía la historia de mis sobrino por lo que no le causaba problemas. El caballito comenzó a cogerme nuevamente, yo le recordaba a mi sobrino que ya habíamos hablado de eso, que el sexo se disfruta y que sería un inmaduro si actuara de otra forma. El solo se acercó y se sentó en el otro sofá observándonos. El caballito le pregunto ¿te gusta cómo se abre el peluchito de tu tía?, yo gemía, en cierta forma me gustaba que mi sobrino nos estuviera observando. El caballito se detuvo, me baje de él y me empino sobre el sofá, le dijo a mi sobrino adelante coge a tu tía por el culo mientras me la chupa a mí. Él se puso frente y comencé a chuparle su cosa. Mi sobrino no se acercó. Por lo que el caballito se sentó y me dijo que lo montara ahora frente a él y mostrándole las nalgas a mi sobrino. Cuando lo hice el caballito comenzó a meter su pene lentamente por mi culo frente a los ojos de mi sobrino. A mí me fascinaba ese morbo, despacito lo fue introduciendo mientras me abría las nalgas. Hasta que al fin lo tenía todo adentro, el comenzó a cogerme lento mientras seguía abriéndome las nalgas para que mi sobrino viera como se introducía su pene en mi culo. Caballito dijo, bro no se te antoja este culote, ven a disfrutarlo tú también es delicioso.  Caballito comenzó a gritar que rico tiene el culo tu tía calientito y delicioso. Caballito me abría y cerraba las nalgas, me nalgueaba y me las apretaba, el quería convencer a mi sobrino de unirse. Al fin mi sobrino se puso de pie, saco un condón de su mochila, se quitó los pantalones, y se acercó,  caballito saco su pene de mi culo. Y le dijo q mi sobrino que metiera el de él. Ya lo tiene abiertito disfrútalo le decía. Mi sobrino puso sus manos sobre mis pompas y comenzó a meter su pene, era igual de rico. Que rico agujerito decía caballito mientras veía a mi sobrino meterme toda su verga. Rómpele el culo a la puta de tu tía le decía, mi sobrino comenzó a gemir mientras me penetraba rápidamente, yo gemía diciéndole "si rómpeme el culo sobrinito". El morbo de la situación me había enloquecido. El caballito me chupaba los pechos mientras metía su pene en mi vagina, mi sobrino no paraba de cogerme analmente. A mi sobrino se le salió un "que rico", y el caballito contestaba "delicioso". El caballito se quitó de debajo de mí, y mi sobrino seguía cogiéndome por detrás mientras yo estaba empinada sobre el respaldo del sofá. El caballito se quitó el condón y comenzó a untar su pene en mi cara le pregunto a mi sobrino ¿me dejas correrme en la cara de tu tía?. Él dijo que si, de inmediato comenzó a sacar la lechita para unos segundos después correrse en mi cara, mi sobrino también se quitó el condón y se corrió encima de mis nalgas llegando su lechitas igual hasta mi espalda.

El caballito se acostó a un costado, mientras mi sobrino se sentó y comenzó a besarme las pompas. El sobrino se levantó para ir  al baño, yo lo acompañe para que de paso me limpiara también. Ahí le dije que como le había dicho antes, el sexo se disfruta mejor sin ninguna complicación, y que si yo detectaba algo más allá, que mejor lo dejáramos por la paz. Él me dijo que entendía. El caso es que al salir, el caballito le pregunto a mi sobrino que si quería aprender algunas posiciones ricas para que practicara conmigo. Mi sobrino dijo que sí. El caballito me pidió que le enseñáramos algunas posiciones locas  a mi sobrino. Ahí él me dijo que me acostara en el suelo con las piernas arriba pegaditas lo más pegado a mi cuerpo.  Cuando lo hice sentí algo de incomodidad, el caballito explicaba a mi sobrino todo sobre esa posición, me lamiaba mi conchita que estaba al descubierto junto con mi ano. Lamiaba los dos, con su rica lengua. Después se paró a espalda de mí, abrió las piernas y como agachadillas comenzó a meterme su verga en mi vagina, bajando y subiendo al contrario de mi cuerpo, decía que era delicioso porque mi vagina se sentía más apretadita, yo abrí las piernas para ver su espalda, pero por abajo su pene aparecía metiéndose en mi vagina abierta. Dijo que igual era rico al revés, el hombre acostado abierto con las piernas arriba y la mujer de espalda a él, abierta metiéndose el pene por el trasero. Ellos practicaban conmigo todas las posiciones posibles, yo estaba fascinada de que practicaran conmigo, dos orgasmos tuve en ese momento. Lamentablemente daba la hora de ir a buscar a mis hijos. Me hecho un baño, me vestí, el caballito se fue y mi sobrino me acompaño. Durante el camino charlamos y quedamos en no sentir otras cosas más que en la diversión, así los encuentros seguirían. Él dijo que si y pues ahí termino ese día de sexo que disfrute bastante.

 

KARLA una fiesta loca

 

Estos días tuve un nuevo novio que simplemente me encantaba, era bueno para el sexo, duramos solo unos meses pues era un poco serio y de mente cerrada. El problema comenzó cuando conocí a sus amigos. Me cayeron súper bien, eran divertidos y eran músicos tenían su propia bandita de rock. Pues yo andaba tranquila con mi novio tratando de tener algo padre. Pero cuando a una le encanta el sexo eso es difícil. El primer día que conocí a sus amigos uno de ellos comenzó a tirarme los perros. No pude evitar seguirle la corriente, cuando mi novio se descuidó yo le di mi número de teléfono. Esa misma noche me llamo y nos citamos en su departamento. Cuando llegue charlamos, para luego tener sexo desenfrenado. Me cogió bien rico por todas partes yo gemía de placer, lo malo es que solo duro un round, me fui algo decepcionada y pues no fue la gran cosa.

Al día siguiente mi novio me dijo que iríamos a una fiesta con sus amigos. Pues fuimos a la fiesta, todo divertido en un día normal. Ahí estaba su otro amigo. De pronto él se acerca y le dice a mi novio que lo acompañe a comprar unas cosas. Mi novio acepta pidiéndole que los acompañe, pero su amigo dijo que yo estaría bien que no se tardaban. Apenas ellos se fueron otro de sus amigos se acercó. De inmediato también me empezó a coquetear. Comenzamos a platicar, cuando él me dijo que sabía que me había acostado con su amigo y que mi novio no lo sabía. Me pregunto si me gustaba el sexo, al parecer el otro le había contado todo. Ese día yo andaba bien caliente, sentía mi vagina a punto de explotar. De inmediato le dije donde podíamos estar solos. Él ya tenía todo preparado. Subimos a una habitación del segundo piso mientras la fiesta seguía. Apenas entramos comenzó a  besarme y mater su mano debajo de la minifalda que traía. Comenzó a acariciarme la vagina, yo le desabroche el pantalón sacándole su cosa. Comencé a chupárselo lamiéndole desde el tronquito hasta la puntita me dijo que le habían dicho que era una zorra pero no se imagina que tanto. Me abrazo y me llevo a la cama donde después se quitó los pantalones y a mí me bajo la braga, me abrió las piernas y comenzó a cogerme bien rico, al menos era mejor que su amigo. Yo gemía pidiéndole que termináramos rápido porque mi novio no tardaría en llegar. Le desabroche la camisa mientras seguía penetrándome. Me metía todo hasta el fondo haciéndome sentir mucho placer. Pronto le llamaron al celular, en altavoz pude escuchar que le avisaban que aguas, mi novio ya había llegado. Pero el no hizo caso siguió cogiéndome diciendo que no me dejaría ir sin tirarme su lechita. Yo tampoco quería separarme de él, me deje llevar mientras abría más las piernas  pidiéndole que no parar de cogerme. Mi novio me llamo al celular, pero yo no conteste, estaba bien agusto sintiendo las ricas clavadas de su amigo. Él se corrió y rápidamente se vistió, yo también hice lo mismo, Salimos del cuarto separados. Fui con mi novio que andaba un poco molesto preguntándome donde estaba, le di el pretexto de que estaba en el baño, mientras su otro amigo el que me había cogido primero sonreía. Esa situación me excito. La fiesta siguió cuando mi novio se descuidó nuevamente, su amigo el que me cogió de primero, me dijo que atrás de su casa tenían un baño, que ahí me esperaba. Él se fue,  espere 10 minutos y le dije a mi novio que iría al baño. Él quiso acompañarme pero afortunadamente su otro amigo el que me cogió de segundo lo entretuvo. Ahí me di cuentas que sus dos amigos estaban de acuerdo seguramente para que me estuvieran cogiendo los dos toda la fiesta. Aproveche y me fui, entrando al baño él estaba desnudo. Sentado sobre el lavabo con las piernas abiertas pidiéndome que se lo chupara. Lo primero que hice fue succionar sus testículos. El gemía disfrutándolo, después me metí su verga en mi boca para darle una buena mamada. Se puso el condón, se bajó del lavabo y se sentó sobre la tapa del retrete, donde me jalo y me sentó sobre él. Me pregunto si me gustaba estar de zorra cogiendo con otros mientras mi novio estaba afuera. Le dije que me encantaba. El me alzo la falda y me bajo la braga, comenzó a cogerme yo sentada arriba de él dándole la espalda, el acariciaba mis pompas y mi cintura, después sus manos se iban a mis pechos donde me las sacaba y comenzaba a apretármelas. Que rico que rico decía despacito mientras yo me mordía los labios controlando los gritos de placer. No aguante y pegue un grito, su miembro metiéndose bestialmente en mi vagina me excitaron y me extasiaron tanto que no me podía controlar. Me abría las nalgas, mientras me cogía, de puta no me bajaba, pero no me importaba al contrario me encantaba que me dijera esas cosas. Él se corrió al igual que yo, un rico orgasmo, esa fiesta se estaba poniendo buena.   Saliendo del baño me fui con mi novio, el bailaba con una de sus amigas, yo me senté, de inmediato el dejo de bailar y se sentó a lado mío preguntándome porque había tardado. Yo me hice la indignada por que me estaba celando. Poco a poco él se enojaba más, hasta que comenzamos a discutir, me dijo que me llevaría a mi casa, pero le dije que me iría sola que no lo necesitaba. El furioso subió en su coche y se fue. Yo estaba emocionada, sabía que después podía a contentarlo nuevamente, mientras entre a la fiesta y le dije a sus amigos que había sucedido. De inmediato los dos me dijeron que subirían en la recamara que ahora si cogeríamos bien. Cuando subí ellos estaban desnudos, uno acostado en la cama y otro en un sillón. Yo comencé a abrirme la falda, me la quite, suavemente me quite la blusa y el sostén. Sensualmente me baje las bragas quedándome totalmente desnuda para ellos. Uno se abalanzo sobre mí y comenzó a acariciarme los pechos y chuparme los pezones, sentó que el otro me mordía las pompas y me lamiaba por detrás. Comenzaba a decir "sándwich, sándwich", el de atrás se paró y comenzó a meterme su verga por atrás suavemente, el de enfrente en mi vagina, los dos comenzaron a penetrarme mientras yo disfrutaba los dos troncos en mis agujeritos. Sin querer le mordí el cuello a uno de ellos, pero siguieron cogiéndome.  Me llevaron a la cama y seguimos en la misma posición. De costadito tenia uno atrás y otro adelante. Después me pusieron de perrito donde comencé a chuparle su pene a uno mientras el otro me daba por atrás. Que rico trio estábamos haciendo mientras la música seguía escuchándose a todo volumen abajo. De pronto la puerta se abrió, y para sorpresa de los tres era mi novio, que al vernos comenzó a gritar y a mentarnos la madre. Se abalanzo sobre uno de ellos, pero los dos chavos lo detuvieron solo sujetándolo. Me gritaba golfa y montón de cosas, según estaba preocupado y había regresado por mí, pero ahí me dijo que no quería volverme a ver en su vida. Salió y la verdad hasta ahora no lo he vuelto a ver. Pero en ese momento yo me sentí mal. Pero sus amigos dijeron que me consolarían. Me abrazo uno de ellos y me acostó nuevamente en la cama. Siguieron cogiéndome de perrito. Pero ambos atrás turnándose para cogerme. Yo ya no estaba a gusto. Pero poco a poco me excitaba nuevamente que comencé a disfrutar el sexo olvidándome de lo sucedido. Esa noche yo me quede con ellos hasta el amanecer. Ya estaba llena de semen en las nalgas, en los pechos, pero seguíamos ellos no tenían llenadera y la verdad yo tampoco. Dormimos un poco, y como a las 11 am ya la casa estaba vacía, me bañe y me vestí saliéndome mientras ellos dormían, no sé si los veré nuevamente, pero creo que solo será una aventura no tengo intención de seguir viéndome con ellos.

 

Page: 12 3 ... 8

HOLA

ESTA PAGINA ES SOLO PARA DESAHOGAR LO QUE NO PODEMOS CONTAR EN PUBLICO

Mi Imagen

Mi Imagen

Archivo del blog